Distante

por elhoyofunky

Recuerdo a ese amigo de la primaria que era el mejor jugador de futbol del grupo. Era mi mejor amigo. No lo podía cambiar por nada. Toda la primaria me contó que su papá se fue hasta que en quinto año llegó uno a casa con el que se sentía a gusto y qué mejor, era arbitro profesional o al menos eso dijo. Él era feliz con su nuevo medio hermano y su nuevo padre.

Unos años después de dejar la primaria lo encontré en la calle, en la escuela y nunca le volví a hablar. Aunque recordaba los viejos tiempos y de cómo la pasamos bien no podía siquiera mirarlo a los ojos. Ya no me importaba su amistad ni saludarlo, nada. ¿Qué es lo que pasó por mi cabeza? No sé, trato de entenderlo, tal vez sea egoismo, mamonismo o como se llame, pero tal vez más allá de todo, sin tratar de justificarme, había algo que ya no me importaba de el. Después pasó con más y más gente. Hasta la fecha no es que me importe o no la gente, simplemente es que… cómo explicarlo… simplemente deja de importarme o la olvido y a veces cuando quiero regresar y platicar vuelvo a confirmar que simplemente no me interesa su amistad, juzgando que no aportan nada en mi vida, que no dan vuelta a la hoja, que tienen los mismos chistes de hace diez años. ¿Debería ser importante solo hablar con personas que aportan algo positivo a tu vida? No lo sé, personalmente sí, me siento más cómodo y no tengo que fingir que me importan.

Aunque también hay un lado contrario, hay personas con las que quisiera regresar a platicar, salir, convivir, tomar una chela, fumar un cigarro, abrazarlos, pasar un lunes sin preocupaciones pero sé que es difícil o casi imposible que vuelva a pasar.

Atte., El Sr. Mamón.