Tratando de ser amable

por elhoyofunky

Les cuento lo que paso hoy:

Hoy fuí a mandar un paquete a Estafeta, había una señora de esas que pelean por todo, esta vez con la empleada recién contratada, un señor de esos que usan traje toda la semana, que su jefe los agarra de gatos y tienen cara de ‘lamebolas’, también hacía caras raras como reprobando la forma de trabajar de la chica recien contratada de Estafeta, si, luego luego te das cuenta cuando son nuevas, además que la anterior estaba guapa pero rara, recuerdo que también me gustaba ir a otra sucursal porque me gustaba la chica, no tan chica que atendía, además que si tenía suerte traeía un escote muy provocativo y yo solo me haría como que no veía, en fín, mi exnovia siempre me molestaba con ella, jajaja, “A que bonito te envuelve tus guitarras” jajaja yo solo me reía y yo le hacía parecer lo contrario sin éxito. En fin, dejemos en paz a las chicas de estafeta y sigamos…

Entonces ya era mi turno de pasar a que me atendiera la chica e inmediatamente me dí cuenta que me faltaba el nombre de la persona a la que iba a envíar (corage! por la tontería), solo neesitaba ese dato, estaba en mi correo, correo.yahoo.com se me vino a la mente y salí a buscar el café internet que me sacaría del apuro.

Busque, atravece calles que alguna vez en la adolecencia recorría con frecuencia, ví la casa de una amiga y recordé cuando ella era novia de un super cuate, un letrero de ‘internet’ interrrumpió mis pensamientos nostálgicos, era un café internet extinto con graffitis en la cortina de metal, subí unas cuantas calles más mientras me alejaba de Estafeta, recordé que alguna vez fui a uno cerca de donde estaba y tambien estaba extinto, solo había arcadias en una fila y niños gastándose lo que le robaron del bolso a sus mamás.

A media cuadra el éxito parecía llegar, un local con los vidrios polarizados, entré y no había ninguna máquina esperandome, todas ocupadas, la chica que atendía me dió reseñas de uno cercano. Subí una calle más…

Llegué, dos iléras con 4 Pc’s cada una, y solo tres ocupadas, ya no había pierde, solo necesitaba unos segundos, seguía tecleando en mi mente: correo.yahoo.com y mi login… Entré, y dije buenas tardes, había un adolecente alto, de esos que son como frikis buscando imágenes de manga, una señora del tipo solterona y otra chava de esas de: antro/cafe/amigos/cocteles, no les ví la cara porque estaban pegados al monitor. Pronto salió una señora, con mandíl, de esas señoras que todo el día se la pasa haciendo labores domésticas, tenía cara de enojona, tengo suerte de encontrarme señoras asi, de esas que regañan, le dije que si podía tomar una máquina y predió una, por la facha de los PC’s eran armados y viejos, se tardo en iniciar y ella precionaba la tecla “Enter” cada vez que se veía que no respondía el PC, no me impacienté, eso le llevó como 5 minutos, me imaginé a su hijo diciendole: “Si te sale algo tu dale enter”, inició la máquina, marcaba error en unos “.dll’s” y la señora empezó a darle clicks en aceptar, me impresionó que si sabía manejar muy bien el mouse, mucha gente mayor lo que menos quiere es entrarle a la tecnología, le veía, la máquina se reinició y los otros tres clientes babosos seguían en lo suyo, ya saben MSN y fotos del antro, familia y amigos, menos el adolecente que veía porno en caricaturas japonesas. La otra computadora hizo lo mismo, lente lenta lenta, pobre señora, yo traté de no decirle nada, ni verme desesperado, la señora estaba impaciente y trataba de enmpujar la barra de de carga del XP con el dedo sobre la pantalla. Yo mientras miraba al rededor, en las paredes habían pintado una serie de ilustración con estrellas y paisajes, ya saben, al estilo gabacho, había letreros de advertencia: “No se permite usar esta máquina, no importa si eres amigo o conocido” (cuestiones de seguridad de su centro de computo). A mi me daba pena ya llevabamos 15 minutos ahí, yo solo la iba a ocupar 3 por mucho, solo necesitaba un el nombre del destinatarío al que iba mi paquete, estaba en apuros, pobre señora, pero por fín, una respondió y pude entrar, la señora aún no anotaba el tiempo inicial y yo ya tenía lo que necesitaba, que hacía, “Señora puedo imprimir?”, “Claro”, me dijo. Mando a imprimir y no había impresora instalada, nooo!, hice unos rapidos movimientos en el panel de control/Impresoras y faxes para no meter e la señora en más apuros, y listo, mi impresión estaba lista, una hoja con feo formato.

No pasaron ni 5 minutos, le dije que cuanto de debía y sin mirarme a la cara me dijo: “1 Peso”, estaba apenada, y le conteste que tambien me cobrara el tiempo de la máquina y me dijo: “No porque no pudo trabajar”, yo traté de convencerla que si, le dí cinco pesos y me salí con un agradecimiento, claro que se merecía mucho más, esos son apuros, recuerdo cuando atendía un cyber con una amiga, 9 PC’s conectadas con Dial Up, imaginense, cuantas quejas y lo apenados que estabamos.

Regresé al Estafeta, traté de ser amable con la chica que me quería cobrar 50% más sin alterarme. Y regresé al servicio social.

Por eso les digo, sean un poco amables con los demás, no cuesta nada. La gete te tratará mejor.